Escuchar música provoca una gran variedad de actividades y estímulos cerebrales que influyen directamente en aspectos importantes de la vida como el estado de ánimo, el control del estrés, la ansiedad o la fatiga. La música, después de la Primera y Segunda Guerra Mundial, ha sido utilizada como una herramienta que cuenta con poderes curativos muy potentes según la American Music Therapy Association (AMTA). Según Bumanis, portavoz de la AMTA, “La música tiene una manera muy profunda de llegar a las personas, más profunda que una terapia normal”.

En la actualidad, muchos hospitales han contratado músicos para dar terapia a los pacientes que sufren Alzheimer, alteraciones nerviosas e incluso trastorno bipolar. Se tiene el caso de la excongresista estadounidense Gabby Giffords quien sufrió un daño cerebral debido a una herida de arma en 2011. Después de unos meses de haber comenzado con la musicoterapia Gabby realizó un video en donde cantaba algunos versos de la canción “Annie”. En una entrevista mencionó que la terapia le había ayudado a activar algunos puntos cerebrales para así mejorar las áreas que no se dañaron en el accidente.

Otro caso muy particular fue en el que un expresidente de Estados Unidos dio un discurso y habló del poder de la música utilizando como ejemplo la historia de la esposa de un veterano de guerra que se encontraba en estado de coma. Gracias a la música que escuchaba todos los días lo ayudó a reanimarse y poder despertar, aunque el apoyo de los familiares también fue muy importante.

En Alemania también se han hecho estudios sobre el uso de la música como remedio, uno de los cuales arrojó que escuchar música de arpa en vivo ayuda a disminuir el estrés en los bebes. Casos como estos existen muchos en donde la música ha sido la principal causa de que pacientes con trastornos puedan mejorar su calidad de vida.

El efecto de la música en nuestro estado anímico se conoce desde hace siglos. Al respecto,
Aristóteles fue el primero en teorizar sobre la gran influencia de la música en los seres humanos. A él se debe la teoría del Ethos, una palabra griega que puede ser traducida como la música que provoca los diferentes estados de ánimo. Estas teorías se basaban en que el ser humano y la música estaban íntimamente relacionados, por lo que se daba la posibilidad de que la música pudiera influir no solo en los estados de ánimo, sino también en el
carácter, por ello cada melodía era compuesta para crear un estado de animo a Ethos diferentes.

El periodista Jo Bowman, con relación al poder curativo de la música, es de la opinión que su capacidad para curar dolencias del cuerpo y del espíritu sólo se ha conocido mejor recientemente. De hecho plantea que no se precisa ser un experto en música o en cuestiones de la mente humana para recomendar un buen baño caliente y un canon de Pachelbel a una persona cuando está algo deprimida. Así tenemos que, cada vez más investigaciones en todas partes del mundo sugieren que existe un vínculo mucho más importante de lo que se pensaba entre la salud física y mental y la música. Ahora bien, la idea de que escuchar cierto tipo de música pueda tener un efecto significativo no sólo en el estado de ánimo, sino en el estado de la salud, y que pueda comprobarse médicamente, suscita un interés cada vez mayor. Hay quien sugiere incluso que, en el tratamiento de algunas enfermedades, una dosis de la música adecuada evitaría la necesidad de recurrir a un tratamiento a base de medicamentos.

Muchos especialistas en la materia están de acuerdo que al escuchar tu canción favorita se reducen los niveles de ansiedad. La música puede ayudar a rebajar los niveles de cortisol, la hormona relacionada con el estrés. Asimismo, contribuye a reducir el dolor: la terapia musical hace que se liberen endorfinas, que actúan como analgésicos naturales. De hecho, existen múltiples estudios que constatan que la música puede reducir el dolor de algunas enfermedades crónicas como por ejemplo, la artrosis. Asimismo, Ayuda en desórdenes neurológicos, tales como el Alzheimer, Parkinson o Autismo. Además, la música es como un gimnasio para el cerebro, ya que aumenta la comunicación neuronal, la elasticidad y la plasticidad del órgano.
Por otro lado, la música fortalece el sistema inmunológico, ya que aumenta la producción de plaquetas, estimula los linfocitos y la protección celular ante determinadas enfermedades. Asimismo, escuchar música también puede disminuir los niveles de cortisol, los cuales pueden conducir a una disminución de la respuesta inmune. Además, potencia la memoria, reduce la presión arterial, combate el dolor de cabeza y aumenta el optimismo y protege el envejecimiento cerebral, en especial para personas que sufren procesos de depresión. Según un estudio publicado en la revistaFrontiers in Human Neuroscience, tocar un instrumento musical reduce los efectos del deterioro mental asociado al envejecimiento.

Así pues que amigos, la música es un regalo de Dios que nos puede proteger de muchos males, además que sirve para alegrar almas y corazones que estén pasando por penas y dolencias que nos invaden en cualquier momento de nuestra vida. Particularmente, me ha servido de mucho estar dotado de este talento que Diosito ha desarrollado en mí. Me ha ayudado a ver la vida con otra perspectiva, a tener mayor sensibilidad con mis hermanos (ponerme en los zapatos de otros), con la naturaleza y tener una mejor actitud y sentido del humor para divertirme con mis propios errores.

En estos tiempos de pandemia, cuarentena y de distanciamiento social, es un hecho que la música es una alternativa para protegernos y para curarnos, pues no hay nada más placentero que escuchar sonidos e instrumentos armoniosos que den tranquilidad a nuestra mente y cuerpo tanto en forma directa como a través de medios alternativos de comunicación (redes sociales, mensajería audiovisual, etc).

Si eres portador de este talento, por favor no te detengas, ve a construir los más grandes lazos de amistad a través de la música, porque ser ejecutante de un instrumento o cantar una canción es lo más beneficioso que existe sobre la faz de la tierra. …Dios me los bendiga mi gente bella del mundo. Cuídense ¡ sanador porque tiene que ver con la espiritualidad, y en pacientes que transitan el final de La música tiene un efecto
su vida permite reconectarse con la alegría, la felicidad y la emoción.

Autor: Arnaldo Guevara Marfisi (Arnaldo Guevara y Su Canto. Músico Venezolano)

Instagram: @guevaraarnaldo.

FB: Facebook.com/guevaraarnaldo

Por noti2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *